Cerraduras embutidas ¿De qué se tratan?

Este tipo de cerradura se destacan por ser muy discretas, se trata de las cerraduras que se ubican generalmente a un costado de la puerta, normalmente son también llamadas puertas incrustadas o empotradas. En su mayaría la estructura de estas cerraduras estará en el interior de la puerta, lo que dificulta mucho que sea visualizada, a excepción del lugar donde se inserta la llave, que por obvias razones estará en el su lugar de siempre.

Dentro de este espectro de cerraduras puedes encontrar mucha variedad actualmente en el mercado, uno de los modelos que nunca puedes pasar por alto si te interesan de verdad estas cerraduras son las embutidas de seguridad. Te la recomendamos porque entre las funciones que resaltan de este modelo es que cuentan con un componente de bloqueo automático en caso de que se detecte algún intento sospechoso de manipulación. Una vez que la cerradura localice esta maniobra por parte de un ladrón le pondrá las cosas muy difíciles a este, por lo que su única opción será huir del lugar. Aunque se debe recordar que están cerraduras son muy caras y debes evaluar primero si realmente la necesitas antes de adquirir una de ellas.

¿Cuál es la mejor opción a elegir entre estas cerraduras embutidas?

Antes que nada, es importante que cuando decidas realizar cualquier inversión para mejorar la seguridad de tus espacios nunca escatimes gastos, es decir que el presupuesto con el que cuentes es muy importante, la seguridad no es un juego, es por esto que debes tener claro que si buscas estar realmente resguardado invertir a lo grande nunca será una perdida, o si por el contrario no inviertes lo suficiente es muy probable que no consigas productos de seguridad que sean de calidad.

En caso de que busques productos de buena calidad y consigas ofertas que te dicen ser originales, pero son muy económicas enseguida deberías desconfiar porque quizás se trate de un plagio. Un punto esencial que debes valorar es el cilindro, que este sea de mucha calidad condicionará las cosas para que tengas éxito, por ello no olvides el cilindro antibumping, así como también los otros métodos que son utilizados actualmente para forzar puertas como anti palanca entre muchos más. La seguridad debe ser prioridad siempre, por ello toma en cuenta estos consejos que sin duda te ayudaran a estar más seguro.

En todo caso, debes centrarte en que no se trata de improvisar al momento de realizar la compra de una cerradura, esto lo decimos porque desde nuestro punto de vista lo mejor siempre es apostar por marcas con trayectorias reconocidas, de las cuales se tenga un conocimiento amplio que brindan una seguridad estable. Porque en estos casos lo más seguro es que estas cerraduras hayan sido fabricadas por expertos con amplio recorrido. Por último, busca la asesoría de un profesional de la cerrajería, este te mostrará diferentes opciones o te recomendará los modelos que mejor le funcionan desde su experiencia, pero recuerda la decisión está en tus manos.

Instalación de una cerradura embutida

Para tratar de ahorrar al máximo en caso de que ya hayas realizado la inversión de comprar la cerradura la instalación la podrás realizar tú mismo sin ningún problema, pero eso si, antes debes asesorarte de que harás el trabajo lo mejor posible, ya que de no ser así estarás perdiendo tu dinero debido a que una cerradura mal instalada realmente no sirve de nada, en estos casos será una situación que los ladrones aprovecharan de inmediato.

Cuando ya tengas claros estos puntos esenciales podrás dar el paso de instalar la cerradura. Primeramente, tener a la mano todas las herramientas necesarias para llevar a cabo la instalación. Sino cuentas con estas cerraduras la mejor decisión será solicitar que un cerrajero haga el trabajo, porque lo más seguro es que no tengas éxito en la instalación, una lima, la taladradora con sus mechas tanto para metal como para madera, destornillador, una cinta métrica, una corona dentada, por último, un formón. Y por supuesto la cerradura que será instalada.

Antes de instalar la cerradura debesobservar en que sentido abre la puerta. En caso de que sea la primera vez que a tu puerta se le instalara una cerradura será mucho más complicado el proceso, pero si por el contrario solo sustituirás la cerradura el recambio será mucha más sencillo, para simplificar más esta instalación lo mejor será adquirir una cerradura que cuente con medidas similares a la que se está reemplazando.

Cuando tu puerta nunca había tenido una cerradura la instalación se complica un poco, pero si sigues leyendo lo podrás realizar de la mejor manera y sin complicaciones.

Inicialmente debes realizar el marcado del nivel donde colocaras exactamente la manivela de la cerradura, esto lo realizas midiendo la misma a una altura de 1.05 que normalmente es lo estándar.

Seguidamente, necesitaras con la ayuda de la taladradora, realizara una serie de agujeros necesarios dependiendo de la cerradura, tratando siempre de no pasarte para lo cual se recomienda utilizar un tope que permita mantener esta precaución.

Para introducir la caja de la cerradura deberás realizar el hueco con la ayuda la lima y del formón, es muy importante que el hueco sea lo más integro posible para evitar cualquier tipo de imperfecciones en cuanto al ajuste de la caja, lo cual puede traer consigo problemas toma en cuenta el cierre o apertura de la cerradura una vez instalada, o en días posteriores a esta. Tratar de instalarla lo mejor posible es en lo que debes enfocar, ya que de lo contrario esta no ofrecerá un buen funcionamiento. Por lo que tendrás que invertir mucho más tiempo para colocarla de la mejor forma, por otra parte, es importante que uses con precaución todas las herramientas, ya que de lo contrario es probable que dañes otros lugares de la puerta por lo que tendrán que gastar mucho más dinero innecesario.

El paso a seguir, consistirá en colocar el bombillo de la cerradura, esto se efectuará con la ayuda de la cierra dentada, la cual permitirá realizar el agujero de una manera adecuada, es imprescindible que estos agujeros queden perfectamente realizados es decir en cuanto a medidas y ubicación. Adicionalmente deberás colocar una excelente chapa de protección, para luego pasar a poner los accesorios de decorativos de la cerradura. Te recordamos que si la instalación se realiza en una puerta de metal los pasos a seguir son muy similares a los descritos, lo que varía en este caso, es que todo será un poco resistente debido al material metálico, por lo que al realizar los huecos implicará más fuerza física debido a la dureza de la puerta.

Para finalizar insistimos que todo dependerá de si tu puerta contaba con una cerradura previamente, lo cual te hará las cosas más fáciles, ya que por el contrario si nunca había tenido una cerradura, tendrás que realizar el trabajo desde cero lo que será sin duda un poco complicado. En ambos casos si no se cuenta con el conociendo necesario al realizar la instalación lo mejor será llamar a un cerrajero que realice la instalación y de esa forma conseguir los mejores resultados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *